RSS

lunes, 4 de julio de 2011

Cuando es otra madre la que demerita tu dolor.

Cuando una mujer pierde un hijo, es como si el mundo se pusiera en su contra, como si ella fuera la culpable, la causante, todo parece ir por otro rumbo, a veces los médicos y las enfermeras se portan de un modo tan cruel y abusivo que, lo que uno se pregunta es...''¿Qué hice mal?''.

Podemos ''pasar'' de que, gente que no ha vivido un dolor como éste nos diga cosas trilladas que poco a poco se vuelven un cliché en nuestras vidas, pero dentro de nuestro inmenso dolor, todavía conservamos comprensión para con ellos pues, sabemos que en el fondo no saben que hacer para ayudarnos en éste camino. ¿Pero qué hacer cuándo es otra mujer la que nos hace sentir mal? ¿Cuándo esa mujer también es madre y perdió un hijo? ¿Qué nos diferencia la una de la otra? ¿Qué ella si pudo tener a su hijo en su panza más tiempo? ¿Si lo pudo cargar? ¿Si lo sintió moverse?. Hablaré de cuando perdí a mis gemelos hace dos años ( junio 15 2009) Participé en un foro donde desde que me embaracé de mis hijas estuve, ahora estaba compartiendo en otro lado, en el apartado de ''Pérdidas'' y ahí habían mujeres que habían perdido embarazos, de todos los tipos, unas muy buen plan y otras no tanto y otras muy metidas en sus cosas tal vez como yo y como todas en cierto momento; aunque han pasado ya dos años, todavía recuerdo eso que leí: '' Pero tú ni siquiera les oíste el corazón, a mí me creció la panza, tenía sus cosas, no es lo mismo'' Yo la verdad al recordar ésto siento una profunda lástima para con el ser que me hizo sentir en ese momento como si mi dolor fuera menos por tener sólo cinco semanas de gestación, como si ella con sus treinta y seis semanas, tuviera la capacidad y la potestad para hacerme sentir que mi dolor, mis bebés y mis sentimientos en ese entonces, no valían nada.

No concibo como es que hay mujeres tan poco solidarias para con otra que atraviesa lo mismo que ella pero en otra etapa, puedo comprender que quien afortunadamente nunca ha perdido un hijo no lo entienda, nos juzgue y nos diga amargadas, puedo entenderlo aunque no lo comparto, pero no puedo entender como una mujer que también llevó vida dentro de si, pueda tener esos sentimientos tan crueles y tan vacíos para con otra que está sufriendo, entonces llego a la conclusión de que, las mujeres en vez de ayudarnos a sobrellevar nuestras cosas, nos aventamos al hoyo las unas a las otras, no sólo en éste tema si no en varios, no tenemos una unidad, ni una fuerza.... Porque juzgamos siempre al de a lado, pero lo que más duele es no saberse entendida por otra mamá que también perdió a su bebé.

A partir de ese momento, me alejé de los foros poco a poco, pero no porque me diera cuenta que ella tenía razón, si no porque, yo debía vivir mi proceso sola, tomar desiciones, reflexionar, valorar a mis hijas vivas, llorarles con todo a mis hijos muertos que son tres... Llenarme de días buenos y malos, saber que las cosas eran así y yo debía sacarles provecho, sabiduría, sabía que el día en que, me topara con otra mamá como yo, no le iba a decir palabras cargadas de ácido, sabía que cada una enfrenta éstas cosas como puede y como entiende, algunas de un modo sano, otras del modo negativo... No sé, pero, yo me di cuenta que tampoco quería tener más hijos, que con las dos niñas que tengo era suficiente, tomé esa desición entre muchas otras.

Yo saqué de esa experiencia tan amarga y tan agresiva, que no todos los seres humanos estamos en la misma sintonía, que somos ''especistas'' de algún modo, que también somos '' calculadores'' y que muchas veces en base a la especie y al tiempo, hacemos juicios de valor, emitimos opiniones que no traen muchas veces nada de razón o son apáticas o hirientes, determinamos si vale la pena o no sufrir, por el tiempo que permanecimos con alguien o por el tiempo que alguien permaneció con nosotros... No nos damos el derecho universal de sentir la pérdida en cualquiera de sus etapas.

Saqué de conclusión que no debo caer en eso, que debo ser yo misma ( así de sincerota como soy) Para poder vivir en paz, de decir que perdí dos embarazos, que mi utéro tiene problemas, que no seré mamá biológica otra vez porque, prefiero darle la oportunidad junto con mi esposo, a un niño que por alguna razón se encuentra sin papás esperando una familia... Consideré muchas opciones, volví a reflexionar y por eso, mis hijos ( que no están físicamente) SON LO MEJOR QUE PUDO HABERME PASADO, saber que fui su mamá, que estuve embarazada de ellos, que fueron parte de mi ser ese breve tiempo, fue un suceso mágico y lleno de sabiduría.

Leonardo y bebitos, poco a poco, les estoy cumpliendo la promesa que les hice.

=)

3 comentarios:

alex_embarazada? dijo...

muchas gracias por tu comentario pues no sabes de verdad lo que tus palabras me ayudan :)

La situacion que tu has vivido es muy fuerte, yo la verdad nunca he perdido un bebe y no puedo ni imaginarme el dolor que esto pueda causar y mucho menos el de perder tres bebes como es tu caso, y creo sinceramente que tus palabras estan llenas de madures y compresion pues yo tambien soy de la idea de que un dolor tan fuerte se vive sola, y se aprende a usarlo para ayudar a otras personas que pasan por lo mismo que tu, creo que te topaste con esa mujer en el por momento de su vida y que por eso hablo de esa manera.. no la justifico para nada.. y que gusto que hables asi y que sepas sacar cosas positivas de las malas experiencias que te ha puesto la vida.

gusto en saludarte

alex

Alejandra dijo...

Hola Alex, definitivamente experiencias en la vida que son muy fuertes lo hacen a uno madurar... Y ver las cosas desde otra óptica.

Gracias por venir acá..... Saludos...

=)

puesta del sol dijo...

hola alejandra,gracias por tus palabras,es bueno saber que no estoy tan sola cargando tanto dolor.
te estoy siguiendo desde mi lugar espero sigamos en contacto.Un abrazo grande.