RSS

martes, 23 de agosto de 2011

El mismo fuckin tema.

Entiéndanlo, perder un hijo no es un perder un juguete, no son juguetes ni objetos, ni los seres humanos ni los animales lo somos, merecen respeto y que les guardemos un duelo durante cierto tiempo. No son cosibles, ni nosotros ni los animales.


Por eso dejé de participar en tantos foros de pérdidas porque, últimamente la vida está a la deriva, no entienden que perder un bebé no es algo fácil y se requieren cuidados, se requiere tiempo, esfuerzo y aceptación; No podemos pretender embarazarnos al día siguiente por más que nos duela la pérdida... Entendamos que no son sustituibles, que no por embarazarnos pronto quiere decir que está bien, todos tenemos nuestros tiempos y también nuestro cuerpo, no podemos andar por la vida obsesionadas... Hay que darnos nuestro tiempo de conocernos y de reconocernos, de saber quienes éramos y aceptar que no volveremos a ser las mismas, que todo lo que nosotros conocíamos, ya ha dejado de existir y que debemos labrar un camino nuevo, lleno de aprendizajes y de sabidurías que nos tuvo que dejar nuestro bebé.

No comprendo a esas mujeres que pierden a su bebé y al mes o dos andan desesperadas por volver a ser madres sin tener consideración con sus cuerpos, con sus utéros, sin darse cuenta del daño que se están haciendo y a su cuerpo también.

Los hijos no son muñecos que si se rompen se pueden volver a comprar, ni son objetos ni trofeos, son seres humanos, que tienen o tendrán una personalidad propia, que no pueden ser iguales a otros porque todos somos únicos e irrepetibles, esa es la magia de la vida; Los hijos no son caprichos ni sensaciones que un día tengo y al otro no, son responsabilidades y compromisos.

Yo comprendo lo que se siente el quedarse en medio de la nada con todo listo, con la ilusión al máximo, pero nosotros nada podemos hacer al respecto, más que saber donde pisamos, entre toda esa hojarasca reconocer que debemos comenzar de cero, ser mejores personas y no dar por sentada la vida.

Un hijo no es un refugio para liberarse de la amargura, ni de los complejos, ni mucho menos es una tabla de salvación para ''amarrar'' a un hombre o continuar con un matrimonio mediocre que nada tienen que estar haciendo juntos, es una razón para seguir, para comprender el misterio de la vida, para entender que pasamos la mayor parte del tiempo pensando estupideces mientras dentro de nosotros ocurre algo maravilloso ¿Le hemos dado alguna vez a nuestro cuerpo las gracias por todo? En mi entrada anterior, dije que mi hija menor había sido el último regalo de mi cuerpo, así es y le doy gracias todos los días... Y le di gracias cuando el dolor pasaba, por haberme dejado ser mamá tan poco tiempo.

Siempre que leo a mujeres histéricas y desesperadas por estar de nuevo encintas, siento un desazón porque, no se permiten sufrir, ni recuperarse, ni entender que pasó. Por eso dejé de entrar en esos foros, donde todo se basa en la ciencia, en la práctica, en la cuñada que a las 3 semanas de perder su embarazo ya estaba teniendo relaciones con su esposo para volver a embarazarse, en que el médico me dio ésto o lo otro... Y no piensan en el ser interno, en el atavismo de la mujer y de la hembra que se va a su cubil a lamerse la herida... Y a recuperarse.

Y éste es el único espacio donde puedo decir que pienso realmente y donde puedo plasmarlo... Y también en donde puedo desahogarme.

Esto es con mucho respeto, es sólo mi punto de vista y mi sentir...






2 comentarios:

puesta del sol dijo...

hola alejandra,como estas?hay cosas que quisas no entendemos de los demas,yo te ewntiendo perdistes a tus hijos y eso ya es demaciado.un abrazo desde aca fer.

Ceci dijo...

Noc noc!!! hace meses te quiero ubicar y nada Ale!! que paso? porque ya no andas por inet? perdimos mucho contacto :(
Espero tener noticias tuyas, un abrazo fuerte!!